Slide 15 Slide 2 Foto di Filippo Maria Gianfelice

Sermones de la Casa Pontificia

  • “LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO LLENA EL CORAZÓN Y LA VIDA”

    • 27 de febrero de 2015

    Primera Predicación de Cuaresma 2015 Me gustaría aprovechar la ausencia del Santo Padre, en esta primera meditación de Cuaresma, para proponer una reflexión sobre su Exhortación apostólica Evangelii gaudiun, que no me habría atrevido a hacer en su presencia. No se tratará, por supuesto, de un comentario sistemático, sino sólo de reflexionar juntos y asumir[...]

    Leer todo
  • “LA PAZ DE CRISTO REINE EN VUESTROS CORAZONES” (Col 3, 15)

    • 20 de diciembre de 2014

    1. La paz fruto del Espíritu Después de haber reflexionado sobre la paz como don de Dios en Cristo Jesús a toda la humanidad y de la paz como tarea en la que trabajar, nos queda hablar de la paz como fruto del Espíritu. San Pablo pone la paz en el tercer lugar entre los[...]

    Leer todo
  • "BIENAVENTURADOS LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ PORQUE SERÁN LLAMADOS HIJOS DE DIOS" La paz como tarea

    • 13 de diciembre de 2014
    • Segunda meditación

    Después de haber meditado, en la primera predicación, sobre la paz como don de Dios, reflexionamos ahora sobre la paz como tarea y compromiso por el que trabajar. Estamos llamados a imitar el ejemplo de Cristo, convirtiéndonos en canales a través de los cuales la paz de Dios puede alcanzar a los hermanos. Es la[...]

    Leer todo
  • OS DOY MI PAZ” (Jn 14, 27)

    • 05 de diciembre de 2014

    OS DOY MI PAZ” (Jn 14, 27) La paz como don de Dios en Cristo Jesús 1. ¡Estamos en paz con Dios! Si se pudiera escuchar el grito más fuerte que hay en el corazón de miles de personas, se oiría, en todas las lenguas del mundo, una sola palabra: ¡paz! La dolorosa actualidad de[...]

    Leer todo
  • Estaba también con ellos Judas, el traidor

    • 18 de abril de 2014

    Dentro de la historia divino-humana de la pasión de Jesús hay muchas pequeñas historias de hombres y de mujeres que han entrado en el radio de su luz o de su sombra. La más trágica de ellas es la de Judas Iscariote. Es uno de los pocos hechos atestiguados, con igual relieve, por los cuatro[...]

    Leer todo